El diseño como filosofía: el detrás del hexágono de BEEPURE

¿Conocés la historia detrás del diseño de BEEPURE? ¿Sabías que el diseño es un pilar fundamental a la hora de tomar todas las decisiones? Te aseguramos que después de leerla vas a agarrar cualquier producto de BEEPURE que tengas en casa y te vas a quedar colgado mirando el frasco.

Nos sentamos a charlar con Sebastián Viggiola quien, además de ser uno de los cuatro socios de BEEPURE, es el diseñador que lidera todas las decisiones de comunicación de la marca. Queríamos que nos contara en primera persona cómo fue el proceso creativo que resultó en la marca BEEPURE.

En BEEPURE hacemos productos reales. La miel es miel pura de abejas, los dulces son fruta y azúcar. Esa es parte de la esencia de la marca. BEEPURE es una marca sencilla, simple y auténtica; por eso usamos una estética minimalista para transmitirlo. 

A veces veo cómo se “photoshopea” a los alimentos industriales para embellecerlos más allá de lo que son. Nosotros no necesitamos agregarles ingredientes ni aromatizantes ni colorantes para que el producto se “vea” real. 

Hoy se valora más el testimonio de personas reales que de modelos publicitarios en una súper producción publicitaria, ¿cierto? Bueno, nosotros seríamos el equivalente de los “sin maquillaje ni photoshop”.

En nuestro caso, lo que ven es lo que es. No usamos etiquetas con imágenes alteradas, no hace falta que te muestre una foto hecha en un estudio que nada tiene que ver con la realidad.

Hoy se pueden imprimir etiquetas full color con brillos y estampados en dorado, súper fotos que se ven impecables; sin embargo, nosotros elegimos usar una sola tinta para mostrarte qué es lo que tiene adentro, contarte un poco los ingredientes y siempre destacar el contenido del envase. ¿Para qué te voy a mostrar una foto del producto cuando lo podés ver? 

El diseño y la elección de los materiales acompaña nuestra filosofía. Optamos por materiales nobles para nuestros packagings, como frascos esmerilados y serigrafiados directamente sobre el vidrio, que dejan ver el contenido, sin “contaminarlo” con mensajes artificiales. 

A través del vidrio, proponemos que los alimentos se luzcan por sí mismos, tal como son. ¡Y además son reciclables y reutilizables!

Los frascos de BEEPURE son reutilizables y muchos consumidores los usan de manera decorativa, ¿esto fue una casualidad que surgió de las personas o fue algo que ustedes pensaron desde un punto de vista ecológico?

Sí, definitivamente, queríamos que impacte en la reutilización. Al ser una marca no invasiva, el frasco se convierte en un objeto coleccionable, que el consumidor elige exhibir con los diferentes usos que se le puede dar (especieros, floreros, lámparas). Incluso, es un envase que decora por sí solo las alacenas y las mesas, sin necesidad de pasar el contenido a otro espacio contenedor.

Nuestro frasco es atemporal, tiene sensación vintage, pero actual. Además, estimula otros sentidos más allá de la vista. Tocar el vidrio, sentir el satinado, sentir que la tinta es real, que tiene un poco de relieve… todo eso le da autenticidad al producto, te genera una experiencia el contacto con el frasco. 

Sus primeros dos productos fueron mieles. ¿Por eso eligieron el hexágono como símbolo? ¿Cómo mantuvieron su identidad visual a pesar de ofrecer productos tan distintos?

Los primeros productos de la línea BEEPURE fueron la miel cremosa y la miel líquida. En sus frascos, resaltaba la marca. Luego, al expandir la línea, con los dulces artesanales y el azúcar de mascabo, decidimos diferenciar a los productos entre sí con el nombre del producto con una tipografía en mayor cuerpo que el de la marca. Logramos una identidad consolidada sin la necesidad de que el nombre de la marca se destacara en el frasco. BEEPURE es un diseño integrador, que justifica y acompaña los valores y calidad del producto, protagonista en la relación con el consumidor. 

 

Hoy en día, logramos que el diseño hable por sí solo y que el consumidor identifique el packaging con BEEPURE automáticamente. De esa forma, podemos lanzar nuevos productos e innovar en la creatividad sin perder identidad y reconocimiento. 

La consolidación de la marca a partir de la imagen y el diseño, nos permite expandir nuestra gama de productos dentro y fuera del país, sin necesidad de promocionarlos a través de la publicidad tradicional. Se diferencian en góndola y llaman la atención en el punto de venta. El consumidor ya identifica la marca y confía en el nuevo producto.

¿Qué tan importante es el diseño para BEEPURE? ¿Cuánto dirías que impacta en el resultado final de todo lo que hacen?

Diseñar es buscar la mejor solución para un problema o necesidad. Es un proceso que va desde la identificación del problema, la investigación y el bocetado, hasta que creemos que tenemos la mejor solución y la lanzamos al mercado para que sea el cliente finalmente (sea con su elección o no) quien nos diga si estábamos en lo correcto. Nos ha pasado de no comunicar bien ciertos productos y tener que replantearlos.

Yo creo que el diferencial en BEEPURE está dado por pensar al producto integralmente, desde la elección de la materia prima, la preparación, la forma en que se envasa hasta cómo se lo comunica, tanto desde el packaging como en la comunicación en redes.

Todo lo que hacemos está diseñado: elegimos materia prima de calidad en búsqueda de solucionar la necesidad del consumidor de alimentarse a sí mismo y a su familia con alimentos reales; tratamos de hacer recetas honestas como las que hacían nuestras abuelas, y de la misma manera buscamos envases amigables con el medio ambiente, donde la estrella sea el alimento, la materia prima. Ellos son tan lindos y nobles por sí mismos que no hace falta que desde la soberbia del diseñador trate de mejorar algo que ya es hermoso.

Por eso, para nombrar el producto, por ejemplo “Frambuesa”, elegimos una tremenda y versátil tipografía, la Akzidenz Grotesq. Esta se caracteriza por sus trazos limpios, sin la necesidad de ornamentos o decoraciones. Eso ya es suficiente, no te voy a poner una foto de una frambuesa photoshopeada de un banco de imágenes de Estados Unidos porque te estaría engañando.

Sí, usamos frambuesas orgánicas de El Bolsón, y el resultado que nos da es este dulce de color, textura y sabor grandiosos; todo lo que le pongas arriba es ornamento.

Después de leer esta entrevista y conocer el detrás de escena de BEEPURE, ¿tenés más ganas de comer miel o muchísimas más ganas? Ahora ya entendés por qué cuando estás en góndola siempre elegís BEEPURE, una y otra vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TOP